el ayuntamiento nos veta

Desde pequeños nos han contado que la democracia es el gobierno del pueblo. Pero, ¡alto!, una cosa es la teoría y otra la práctica, como demuestran las cosas que ocurren en Córdoba. La historia que quiero contar se inicia cuando desde la Asamblea de Indignados de Poniente Sur acordamos hacer una reunión con todas las asociaciones del distrito para que todos los colectivos con inquietudes sociales pudiésemos conocernos mejor, más allá de las veredas políticas, muchas veces estrechas y llenas de jaramagos. Además de participar en la AIPS, soy vocal de la asociación juvenil Zona 38, y como tal, el pasado día 26 de junio solicité una sala en el centro cívico de mi barrio. Nos conceden la sala pero, justo el día de antes de la reunión me llama la directora técnica del centro cívico para decirme que había llegado a oídos de un concejal que el 15-M pretendía reunirse allí y que tratándose del 15-M no podían cedernos una sala. ¿Cómo? Así de claro: resulta que un puñado de jóvenes son señalados como del 15-M y no tienen derecho a reunirse en un espacio municipal creado para la participación ciudadana. ¿Acaso no somos ciudadanos? ¿No tenemos derecho entonces a usar estos bienes públicos, que pagamos como todos? Pues no, no tenemos ese derecho o nos lo deniegan. Me pregunto si es porque a los señores concejales y delegados de participación ciudadana les preocupa que intentemos hacer frente a toda la mierda que día a día nos dan los políticos. ¿Acaso han olvidado que trabajan para los ciudadanos? ¿Han olvidado que la palabra democracia está rubricada en primerísimo lugar en nuestra Constitución? Por cosas como esta pensamos que la democracia que nos venden es una farsa y estamos dispuestos a perseverar hasta conseguir nuestros sueños. Nosotros, chicas y chicos de los barrios de Córdoba, dedicamos muchísimo de nuestro tiempo a darnos a los demás a cambio de nada. Bueno, sí, a cambio de que nos hace felices luchar por la dignidad, y nos sentimos dignos por estar junto a las familias amenazadas por deshaucios que vosotros, los políticos, permitís mirando hacia otro lado. Pero, señores políticos: «Estos perroflautas van a tocar su música sin parar hasta sacar las ratas de Hamelín».

fuente: http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/el-ayuntamiento-nos-veta-por-15-m_726198.html

Esta entrada fue publicada en comunicación, genérico. Guarda el enlace permanente.