¿Quiénes somos?

Nuestro inicio

“No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”. Las acampadas de mayo de 2011 fueron una expresión de indignación. Con el paso de los días y las semanas las consignas fueron evolucionando de la negación simplificada de un sistema de producción a fórmulas que incluían la necesidad de la organización. Ese fue, de hecho, el lema de cabecera del aniversario 12M15M en Córdoba: “De la indignación a la organización”.

Desde las primeras semanas, en la mayoría de las ciudades se aprobó como el siguiente paso en la construcción de organización el traslado de la lucha de los centros mediáticos de las ciudades (centros en los que se concentra el poder político y económico que se rechazaba) a los barrios por considerarlos un espacio político privilegiado para la organización de las clases populares. La Acampada de Córdoba se unió a esta posición el 30 de mayo de 2011: “No estamos en el fin, sino en el siguiente paso. Nos vamos porque viene algo más grande. Nos vemos en tus barrios”.

¿Por qué asambleas de barrio? ¿Para qué?

Nuestra asamblea se constituyó en julio de 2011 para iniciar un proceso de empoderamiento en los barrios, es decir, fomentar la participación directa de los vecinos en las cuestiones sociales y políticas y, también, para recuperar la conciencia de que nosotros somos los trabajadores, el último eslabón de la cadena de producción y, a su vez, quienes con nuestro esfuerzo producimos la riqueza del mundo.

Participamos de un proyecto político común denominado «Barrios despiertos, barrios en lucha» compartido con las asambleas de Norte (Valdeolleros, Santa Rosa y el Naranjo) y Levante (Zumbacón-Gavilán, Fuensantilla-Edisol, Sagunto, Viñuela-Rescatado, Fátima y Levante; incluyendo también el Parque Fidiana). Este proyecto se asienta en los barrios a través de sus respectivas asambleas autónomas. No somos barrios que hacen sus caminos separados y luego se coordinan, sino que nos organizamos conjuntamente, sumando fuerzas para alcanzar un mismo fin.

En este tiempo, la asamblea de Poniente Sur ha desplegado su actividad en muy variados frentes: ha dispuesto talleres públicos (sobre la banca, el sistema electoral y la sanidad pública); ha organizado una «cabalgata indignada»; ha reivindicado el uso del centro civíco del distrito; junto a la asamblea Norte ha realizado sesiones de formación sobre deuda privada/pública, colonialismo/imperialismo, historia del movimiento vecinal cordobés y noviolencia/acción directa no violenta, además de tres escuelas de formación; sostuvo junto a otras asambleas el encuentro multitudinario de mayo de 2012 que se conoció como «foro social» (otorgando además una serie de propiedades originales a lo que de otra forma habría sido una manifestación rutinaria); ha participado de manera organizada en la segunda huelga general de 2012; participa de manera activa en la Plataforma Stop Desahucios desde su creación; y ha colaborado solidariamente con los acampados posmineros de Belmez frente a la Subdelegación del Gobierno.

Organización y estructura

Las asambleas de barrio funcionan horizontalmente. Para tomar decisiones se intenta, mediante la dialéctica, llegar a una postura común como asamblea. En caso de no alcanzarse acuerdo durante el debate, se acepta tomar la decisión por mayoría. La asamblea es autónoma, es el eje central de toma de decisiones.

La asamblea determina las líneas políticas a desarrollar por el colectivo. Para trabajar estas líneas se crean comisiones que tienen la responsabilidad de mantener y desarrollar en su área específica la línea y el trabajo político determinado por las asambleas.

Las principales comisiones de cada asamblea son interacciones, formación, comunicación, financiación e interbarrios.

Mientras que interacciones es una comisión propia de cada asamblea, el resto de comisiones son compartidas, es decir, cada asamblea aporta al menos un militante (enlace) al órgano. De este modo, el trabajo se desarrolla de forma conjunta y es controlado por las asambleas mediante sus enlaces.

Las líneas políticas trabajadas por cada una de estas comisiones son las siguientes:

Interacciones. Como funciones principales, por un lado diseña y planifica las acciones de lucha que se deciden trabajar en la asamblea y, por otro, se relaciona con otros colectivos político-sociales tanto del barrio como externos a este, a nivel local o regional.

Formación. Para transformar la realidad, es necesario conocerla. Para conocerla, es necesario dotarse de instrumentos teóricos y prácticos, ya que entendemos que la formación es una parte de la lucha y no es posible poner en marcha una práctica correcta sin una teoría y un análisis correctos.

Comunicación. Esta comisión tiene la responsabilidad de dotar a las asambleas de los instrumentos útiles a la comunicación, tanto interna (cuentas de correo, listas de correo, grupos de mensajería por móvil, servicios de almacenamiento masivo, pad…) como externa (gestión de la web, radio, línea de propaganda…).

Financiación. La lucha que queremos mantener necesita de sustento económico para desarrollar su actividad y debe ser independiente de la financiación del Estado y de otras instituciones, es decir, autogestionada.

Interbarrios. Es el órgano que ejerce las funciones de coordinación y dirección política.

20130119 APS - Organigrama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *